Curiosidades del río Llobregat que seguramente no sabías

0 views

El río Llobregat es uno de los más conocidos e importantes de Cataluña. Una vía fluvial que ha marcado la historia del territorio y de cada una de las comarcas por las que discurre, y una fuente inagotable de lugares y rincones para disfrutar de la naturaleza. Todo el mundo conoce el Llobregat, pero os queremos compartir algunas curiosidades y datos del río que cruza el Baix Llobregat que quizás no sabíais e invitaros a disfrutarlo. El Llobregat da nombre a nuestra comarca, ha sido protagonista de hechos históricos destacables y ha sido un eje estratégico desde la antigüedad.
 
El Llobregat nace en Castellar de N’hug a 1.295 metros sobre el nivel del mar y recorre unos 170 kilómetros hasta alimentar el fabuloso Delta del Llobregat y sus zonas de humedales rebosantes de vida.
 
Es probable que los más jóvenes desconozcan que esta vía fluvial era hace unos años muy diferente del actual; el Llobregat de 40 años atrás no era un río tan cuidado y conservado en el que ver ciclistas por los caminos de la orilla o familias disfrutando de un picnic al aire libre. En los años 80 la cuenca del Llobregat tenía solo 3 depuradoras, mientras que actualmente hay más de 100 que tratan más de 179 hectómetros cúbicos al año, el equivalente a 1,6 veces la capacidad del embalse de La Baells. ¡Menudo cambio!

Imagen

Puentes centenarios para cruzar el Llobregat

En el Llobregat la intervención humana ha sido muy evidente a lo largo de los tiempos. Encontramos un ejemplo evidente de ello en la cantidad de puentes levantados para cruzar a ambos lados de la orilla. Uno de los más admirados y espléndidos es el Pont del Diable de Martorell, construido inicialmente por los romanos en 10 a C y que podemos ver en la entrada del Congost del Llobregat, justo después de la confluencia con el río Anoia.

Las colonias del río Llobregat

En los últimos siglos el río impulsó notablemente el crecimiento industrial en Cataluña dejando marcas que perduran en forma de patrimonio industrial todavía hoy en día. ¿Sabías que hay una retahíla de más de 30 colonias textiles y algodoneras en forma de testigo? La abundancia de canales, esclusas y acequias de captación de agua para conseguir la fuerza suficiente que tenía que hacer girar las turbinas y proporcionar energía es otra curiosidad vinculada al río.

Imagen

Colònia Sedó d'Esparreguera

Una de las colonias más importantes del curso del Llobregat era la Colònia Sedó de Esparreguera. Fue fundada por el empresario Miquel Puig en 1846 y en su apogeo llegó a contar con 2.000 trabajadores, llegando a encabezar la lista de las colonias textiles más grandes de Cataluña y a la vez de España. Os invitamos a visitarla; incluso podréis penetrar hasta el interior de la gran turbina de 1.400 caballos de potencia que proporcionaba energía al recinto. ¡Una máquina magnífica! ¿Sabías que era la turbina más grande del territorio español?

Imagen

Colònia Güell de Santa Coloma de Cervelló

Si mencionamos las colonias del Baix Llobregat es ineludible destacar también la Còlonia Güell de Santa Coloma de Cervelló por su tamaño y calidad arquitectónica. La iglesia del recinto, obra del genial Antonio Gaudí, es una maravilla declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2005. Visitar la Cripta Gaudí no os dejará para nada indiferentes. Hay que apuntar en este caso, que la hilatura de la Colonia Güell no funcionaba con la fuerza de las aguas del Llobregat sino gracias a una gran máquina de vapor. En su emplazamiento se valoró tener una distancia prudencial de Barcelona y por lo tanto de los movimientos obreros que brotaban en las fábricas de la ciudad en aquella época.

Un río lleno de vida para vivirlo

Siguiendo río abajo desde Martorell podemos encontrar un sinfín de  espacios donde poder disfrutar del río a la vez que lo preservamos. Uno de los más destacados es el Parque Riu Llobregat, que pretende recuperar el río Llobregat y su entorno en el ámbito ecológico y social en un tramo fluvial de 30 kilómetros, que van desde el mencionado Pont del Diable hasta su desembocadura en el mar.
 
Se trata pues de asegurar un auténtico corredor verde y un camino de agua al alcance de los ciudadanos. Un entorno que es ideal en el Baix Llobregat por las actividades familiares, las caminatas o paseos en bicicleta bordeando el agua. La calidad del entorno es tan buena que hay que apuntar como hecho curioso, que se ha detectado la presencia de nutrias, unos mamíferos que son muy exigentes con el nivel y calidad medioambiental del entorno que habitan. Para todos los amantes de la naturaleza y el ejercicio el Camino del Llobregat es una excusa perfecta para conocer y visitar la zona. O pararse a hacer una merienda en áreas de ocio y de picnic ( tenemos muchas en el Baix Llobregat y es uno de los principales apartados visitados en nuestra web) como el área de Picnic de la Riera Pahissa.
 

Cuando el trayecto del Llobregat se acerca a la parte final atraviesa una gran llanura de aproximadamente 100 kilómetros cuadrados donde se hace evidente la presencia del Parque Agrario del Baix Llobregat y los Espacios Naturales del delta del Llobregat. Son dos de las joyas de la parte baja de la comarca que no nos cansamos de recomendar. ¿Qué cantidad de agua lleva el río en este tramo? La respuesta nos la proporciona la Agencia Catalana del Aigua. Otra curiosidad: Consultar en tiempo real el caudal y nivel del río Llobregat a su paso por la localidad de Sant Joan Despí. 


El delta del Llobregat

Los Espacios Naturales del delta del Llobregat albergan una gran diversidad biológica que atrae amantes de la naturaleza y hace las delicias de los observadores ornitológicos de todo el mundo. Aquí habitan o buscan cobijo durante la migración toda clase de aves acuáticas, ajenas a algunas de las infraestructuras más importantes del país y la proximidad de ciudades metropolitanas. También se pueden hallar en la zona más de 20 especies diferentes de orquídeas.

 
L'estany de la Murtra, El Remolar - Filipines, La pineda de Can Camins o l'Estany de la Ricarda son espacios vinculados en el Llobregat donde reina la naturaleza en todo su esplendor. Y cuando finalmente el río Llobregat se entrega en el mar podemos disfrutar de la próxima Playa del Prat y un lugar de vigía tan curioso como el Edificio del Semáforo. Antiguamente desde aquí se hacían señales a los barcos y si hacía falta, se avisaba al Castillo de Montjuïc con un sistema de banderas de posibles incidencias y naufragios en la costa.

Añadir nuevo comentario

Cómo quieres publicar tu comentario?
He leído y acepto el aviso legal y las condiciones de uso

HTML Restringido

  • Etiquetas HTML permitidas: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.